Solidaridad

Por la defensa de los derechos de los refugiados

El 23 de diciembre de 2020 en Barcelona se ha realizado un acto de protesta frente al Consulado alemán contra el cambio de normativa sobre los refugiados que está a punto de aplicar este país. A partir del 1 de enero el Estado alemán podrá expulsar a “cualquiera que cometa delitos graves o persiga intenciones terroristas para causar un daño grave a nuestro Estado y nuestra gente” ha dicho en rueda de prensa Hans-Georg Engelke, secretario de Estado de Interior. Recordemos que Alemania ha sido el país europeo que más refugiados ha acogido, entre los cuales hay alrededor de 800.000 sirios. Por el momento, este cambio no parece que pueda tener un efecto real por la falta de acuerdos sobre deportaciones con países como Siria o Afganistán y otros posibles problemas legales como han denunciado asociaciones solidarias con los inmigrantes. Al mismo tiempo se trata de una clara señal de cambio de orientación empujado por sectores de la extrema derecha y alentado por las políticas cada vez más restrictivas y represivas de la Comunidad europea. Para muchos y muchas refugiados y refugiadas puede significar concretamente un aumento de la inseguridad y en todo caso un crecimiento del miedo de cara al futuro. La reciente entrega de la Legión de Honor a Al Sisi en Francia evidencia que no hay ningún escrúpulo moral en normalizar las relaciones con asesinos cuando sea conveniente y esto en el futuro podría perfectamente extenderse a otras realidades. Al final de la pequeña concentración, limitada por las normativas anti Covid, se ha entregado una carta al Consulado que retomaba los argumentos de la campaña “Syria not safe” que se está realizando en Alemania apoyada también por el abogado sirio defensor de los derechos humanos Anwar el Bunni. En ella sobre todo se denuncia lo que supondría la deportación de personas a países como Siria donde no existe ningún tipo de respeto hacia los derechos más elementales. La iniciativa se pudo realizar gracias a que En Pie de Paz Coordinadora 12D nos la dio a conocer. La hemos promovido como Socialismo Libertario y Karame junto con la plataforma Tadamón de la cual son parte otras organizaciones y personas a título individual solidarias con las luchas y las revoluciones que sacudieron el mundo árabe y no sólo a partir de 2011.

Syria not safe

Siria no es segura

CONTRA LAS DEPORTACIONES DE REFUGIADOS SIRIOS

Damos a conocer la importante campaña Syria not safe de Adopt a revolution ante la decisión en la conferencia de ministros en Alemania de eliminar la prohibición de deportaciones de refugiados sirios a su país. Esta decisión que podría afectar a alrededor de 800.000 personas entrará en vigor a partir del 1 de enero. Es una decisión muy problemática que denunciamos y en la que expresamos nuestra solidaridad a las personas afectadas.

Siria bajo el régimen de Assad no es segura para nadie.

Dejamos aquí el texto del abogado sirio de derechos humanos Anwar al Bunni que ha escrito para sumar apoyos y que ha dirigido a los ministros del interior:

Siria no es segura, ¡para nadie! ¡Hay que ampliar la prohibición de las deportaciones a largo plazo!

Algunos ministros del interior de los estados federados quieren suavizar o incluso poner fin a la parada de deportación a Siria. ¡No debemos permitir que esto suceda! ¡Exija conmigo un cese a largo plazo de las deportaciones a Siria!

Razones.

Como sirio, lo sé: incluso si la guerra en Siria es menos visible aquí en este momento, aún no ha terminado. El régimen de Assad quiere recuperar el control de todos los rincones del país a cualquier precio. Para lograrlo, se apoya en la fuerza militar contra la población civil: en sus ofensivas, el régimen ha utilizado armas de destrucción masiva como gas venenoso. Bombardea deliberadamente objetivos civiles como hospitales, escuelas, mercados o campos de refugiados.

Assad ha demostrado que está dispuesto a sacrificar cientos de miles de vidas para preservar su dictadura. Sin dudarlo, hará que los repatriados sean arrestados y torturados, u obligados a hacer el servicio militar para participar en su guerra.

** Como abogado de derechos humanos, sé que incluso sin guerra nadie está a salvo en Siria. No existe un estado constitucional, las personas son detenidas arbitrariamente, torturadas, ejecutadas. Yo mismo he estado en prisión durante años y he experimentado de primera mano las acciones inhumanas del régimen de Assad.

Es por eso que ni siquiera los criminales deben ser deportados a Siria. No hay duda de que cualquier persona que se vuelva violenta, viola o incluso mata a alguien debe ser sancionada. Sin embargo, los derechos humanos pierden su valor si no se aplican a todas las personas. Aquellos que no respetan los derechos humanos de los infractores pronto dejarán de respetar los derechos humanos de nadie. Quien comience a deportar a los infractores pronto deportará a otros.

** Como ser humano lo sé: en una dictadura que encarcela, tortura y mata a la gente de forma arbitraria, no hay seguridad en ningún lugar y para nadie. Las deportaciones a Siria no son justificables. Es por eso que las Naciones Unidas también lo exigen: Nadie debe ser enviado de regreso al estado torturador de Siria en contra de su voluntad. ¡Los Ministros del Interior no deben renunciar a este principio!

Como organizaciones firmantes apoyamos y hacemos nuestra la petición y sus motivaciones.