Acogida digna y sin condiciones a los refugiados No a la guerra de Asad en Idlib

6 marzo, 2020 – Comunicado de Socialismo Libertario


Hace algunos meses, el régimen criminal sirio de Bashar el Asad con el apoyo ruso intensificó su ofensiva militar sobre Idlib, al noroeste de Siria, donde viven tres millones y medio de civiles. Ante el avance de las tropas sirias y rusas y la reacción de las milicias yihadistas de Hayat Tahrir al Sham y de las tropas turcas desplazadas en la zona, cientos de miles de personas se han visto obligadas a dejar atrás sus casas, marchando, a veces casi con lo puesto, hacia la frontera con Turquía. Muchas por enésima vez ya que habían llegado a Idlib desde otras zonas de Siria, para evitar ser masacrados o reprimidos por Asad. Una vez allí, aproximadamente unos tres millones setecientas mil personas, hombres y mujeres, niños y ancianos, han estado esperando en condiciones draconianas (sin apenas que comer, sin asistencia sanitaria, sin cobijo del que protegerse
de temperaturas de hasta -10oC, etc.) para poder salir de Siria. En las últimas semanas el gobierno turco, ha abierto las fronteras y ha facilitado que
cientos de miles de personas, sirios y sirias pero también iraquíes, afganos y paquistaníes, crucen Turquía hasta la frontera con Grecia. Con este
movimiento el gobierno turco, lejos de demostrar amistad con los refugiados, busca presionar a la Unión Europea y los convierte en peones de su juego político. Además abre las puertas a un éxodo masivo, no exento de peligros para millones de personas. De hecho, la pesadilla toma nuevos bríos al llegar a la frontera con Grecia, la cual no solo está cerrada a cal y canto, sino que además los refugiados son recibidos con botes de humo y cargas policiales. Así, en la tierra de nadie que separa las alambradas de ambas fronteras, la turca y la griega, la situación que había ya vivido en la frontera sirio-turca se repite. Para los y las que consiguen entrar en Grecia, la suerte no es mejor.
Denuncian haber sido maltratados y desvalijados por la policía griega, y posteriormente devueltos a la franja que separa ambas fronteras. Además
hemos podido ver como centenares de personas alentadas por la extrema derecha griega, se están organizando en algunos lugares para evitar que
los refugiados pasen la frontera y para impedir el trabajo de los cooperantes que trabajan con los refugiados en la isla de Lesbos. Por si fuera poco, el gobierno griego ha pedido ayuda al FRONTEX (la agencia europea de guardias de fronteras y costas), que está dispuesto a enviar a 700 agentes así como barcos y vehículos para patrullar la frontera. No por casualidad la Unión Europea, ha aplaudido la gestión griega en la frontera. Todos los Estados se están ensañando contra los refugiados sirios: atacados por el régimen criminal de Asad y sus aliados; empleados como armas de chantaje por el régimen turco; reprimidos y rechazados por el gobierno griego y la Unión Europea. Además, las asociaciones que intentan ayudarles sufren el acoso de los gobiernos y los ataques de la extrema derecha.
De cara al flujo imparable de millones de personas, tenemos la posibilidad de elegir ser mejores humanamente, más solidarios y sensibles. Por esto y ante esta terrible situación expresamos toda nuestra solidaridad y nuestra cercanía con refugiados e inmigrantes, hombres, mujeres, niños, niñas y ancianos que buscan una vida mejor y que, en este caso, huyen de la guerra en Siria; apoyamos el llamamiento que viene de asociaciones y sindicatos de Idlib para detener la guerra y prestar ayuda a la población civil; exigimos que se garantice asistencia humanitaria a las comunidades de refugiados y que se garantice una acogida digna y sin condiciones a los refugiados en los
territorios donde elijan vivir.
¡NO A LA GUERRA DE ASAD EN IDLIB!
¡ACOGIDA DIGNA Y SIN CONDICIONES DE TODAS LAS REFUGIADAS Y REFUGIADOS!

Con los refugiados y la gente de Siria

1 marzo, 2020 – por Rocco Rossetti (publicado en socialismolibertario.org)

Bombas de humo y porras de la policía griega contra hombres, mujeres y niños indefensos. Ésta es la bienvenida de la Unión Europa a los refugiados sirios en este nuevo episodio de su largo drama.
La guerra en la región siria de Idlib, provocada por la ofensiva del régimen criminal de Asad y de sus aliados y la reacción de las tropas turcas y de las milicias yihadistas de Hayat Tahrir al Sham, se agrava cada día más. Desde el inicio de la ofensiva de Asad en diciembre, ya eran cerca de 1.000.000 los desplazados en la región, cientos de víctimas mortales, entre las cuales muchos niños, destrucción de casas, escuelas y hospitales. Ahora, más de 3.500.000 de civiles están esperando cruzar la frontera con Turquía, donde ya residen cerca de 3.700.000 refugiados, y cuyo régimen reaccionario está abriendo estas fronteras como arma de chantaje con la Unión Europea, favoreciendo así un enorme y arriesgado éxodo. Millones de mujeres, hombres y niños indefensos, dentro y fuera de territorio sirio, se encuentran expuestos a los ataques militares, a las carencias alimentarias, a la falta de cobijo, al frío y a las epidemias. Todos los poderes estatales y militares conspiran contra la gente de Siria.
Apoyamos el llamamiento que viene de asociaciones y sindicatos de Idlib para detener la guerra y prestar ayuda a la población civil. Exigimos que se garantice asistencia humanitaria a las comunidades de refugiados que huyen del conflicto. Hacemos un llamamiento a la solidaridad para que se garantice una acogida digna y sin condiciones a los refugiados en los territorios donde elijan vivir.

Siria. Un llamamiento desde Idlib

9 febrero, 2020 – por Rocco Rossetti (publicado en socialismolibertario.org)

La situación en la región de Idlib, en el noroeste de Siria empeora. La ocupación militar por parte de Asad y de sus aliados ya está empezando. La población civil, más de 3.500.000 de personas refugiadas en este espacio para huir del régimen sirio, está sometida desde hace tiempo a la ofensiva militar del régimen, además de a la presencia represora de las fuerzas yihadistas-salafistas de Hayat Tahrir al-Sham (HTS). Los choques entre las tropas sirias y las turcas son sólo una expresión superficial de la tragedia, ya que el régimen de Ankara está sobre todo preocupado por proteger sus fronteras dejando la región bajo control militar de HTS y expuesta a la ocupación de Asad.
Desde Idlib ha salido un llamamiento de sindicatos, organizaciones y asociaciones que denuncian la brutalidad de la intervención militar del régimen sirio, que está causando la muerte de cientos de civiles, la destrucción de miles de casas, infraestructuras y hospitales, provocando el desplazamiento de cerca de 600.000 personas entre diciembre y enero, llegando así a un total de 1.800.000, como confirman los informes de la ONU. También informan de que 3.500.000 de personas se están hacinando en áreas reducidas de la frontera de Turquía, con evidentes problemas de alojamiento y graves riesgos de orden alimentario y sanitario. Los firmantes desmontan la hipócrita propaganda de Asad: nadie ha pedido desde Idlib su intervención para protegerles del terrorismo. Ni el dictador de Damasco ni sus aliados son bienvenidos.
Se pide por tanto y por fin un plan de intervención internacional para proteger a la población civil. Aclaran que no reconocen la autoridad que un régimen sirio ilegítimo ha otorgado a las tropas rusas, iranís y de otras milicias que, por tanto, consideran fuerzas de ocupación ante las cuales reivindican el derecho a resistir. Es un llamamiento al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Ante el cinismo de la «comunidad internacional» hacia el pueblo sirio, lo asumimos como un mensaje dirigido a la sensibilidad de quienes sepan reconocer la dignidad de estas mujeres y estos hombres de Siria y su derecho a la vida, a la libertad y al futuro.

Amir “ALMUARRI”

EL RAPERO DE IDLIB QUE CANTA CONTRA TODOS LOS FRENTES EN SIRIA

El rapero de Idlib Amir Almuarri muestra en su canción “En todos los frentes” el sufrimiento de la población siria. Su música es un grito contra quienes “se alimentan de la sangre de la gente común”.

Para conocer mejor el enorme valor de Amir damos a conocer varios artículos de gran interés ofrecidos en los últimos meses por Leila Nachawati .

Actualidad

Ofensiva rusa en Idlib

23 diciembre, 2019 – por Rocco Rossetti

Jueves 19 de diciembre, las tropas sirias y rusas han iniciado una nueva ofensiva contra la región de Idlib, en el noroeste de Siria, causando, según el Observatorio sirio para los derechos humanos 10 muertos y 2.000 desplazados. La cifra de las víctimas ha ido creciendo durante estos días. Ya son 25.000 personas las que se han trasladado de Idlib a Turquía pero se prevé que serán cerca de 80.000 durante los próximos días.
Mientras tanto, el 20 diciembre, una resolución de Alemania y Bélgica en la ONU para proporcionar ayuda humanitaria a la población siria a través de Iraq y Turquía que durante un año ha sido vetada por Rusia y China.
Una vez más, la guerra y el cinismo causan dolor y muerte a la gente de Siria. Una vez más, esto se consuma con el silencio de los medios y la indiferencia de la llamada “comunidad internacional».
Quien sufre los estragos de la guerra es sobre todo la población civil. Son mujeres y hombres que, durante estos años, han huido de Asad en nombre de una esperanza de libertad y de dignidad, reclamando paz y justicia. Personas que ahora se encuentran literalmente entre el fuego de las tropas de Putin, aliado del dictador sirio, y del grupo yihadista Hayat Tahrir al Sham, procedente de Al Qaeda.
Personas que merecen respeto y solidaridad ante la enésima tragedia que están sufriendo.

Manifiesto del Grupo Karame: Grupos de Estudio, Memoria, Solidaridad

Traducción del manifiesto en lengua árabe aquí.

Con los pueblos de Siria, Oriente Próximo y Magreb

“La revolución de la gente común que reivindicaba libertad, justicia y dignidad, y lanzaba su mensaje de pacificación como objetivo y como método de lucha revolucionaria.”

Quiénes somos
Somos mujeres y hombres que nos hemos encontrado en estos años en el compromiso al lado de las poblaciones de Oriente Próximo y de Siria en particular. Algunas y algunos integrantes de Socialismo Libertario, otros y otras personas comprometidas en esta causa común. Un compromiso constante y a contracorriente durante estos 8 años, que ha permitido profundizar nuestras reflexiones, nuestro conocimiento mutuo y nuestra amistad. Un recorrido que nos ha transformado y enriquecido en el plano ideal y humano. Sobre esta base nos proponemos dar vida a esta nueva propuesta de encuentro e iniciativa.


En qué nos inspiramos
Nos basamos en los ejemplos humanos de las revoluciones de 2011. Sobre todo en sus expresiones más avanzadas, la de Plaza Tahrir en Egipto y de la revolución siria, sin olvidar otros comienzos revolucionarios en otros países de la región.

Nos inspiramos en cómo estas experiencias se han reconocido y recogido por parte de grupos y personalidades en el tiempo y, en particular, por la Corriente humanista socialista.
Reivindicamos la solidaridad a lado de los pueblos de Siria a lo largo de estos años contra el régimen asesino de Asad y sus cómplices internacionales.

Denunciamos el silencio cómplice de las potencias internacionales ante el sufrimiento de la gente de Siria.
Denunciamos también las intervenciones directas e indirectas habidas en el conflicto. La presencia de fuerzas militares de ocupación, desde las tropas de Rusia, Irán y Hezbollah, hasta las tropas de EE.UU., Gran Bretaña y Francia, sin olvidar las intervenciones de Israel y el rol de los regímenes de Arabia Saudí y Qatar. Presencias militares para favorecer sus intereses a espaldas de los del pueblo sirio y su sufrimiento.


Creemos que estas revoluciones han sido un extraordinario ejemplo para el compromiso y la lucha por la libertad y la justicia contra la opresión. Por eso consideramos muy grave la insensibilidad con las que han sido vividas por gran parte de las izquierdas que, en determinados sectores, en nombre de un imaginario antiimperialismo, hasta se han posicionado al lado del régimen de Damasco defendiendo sus crímenes.


La solidaridad con la lucha y la resistencia en Siria no significa que este proceso haya sido el mismo en el tiempo. Nosotros nos inspiramos y reivindicamos sobre todo lo que reconocemos como la fase revolucionaria de esta lucha, desde 2011 hasta 2012. Nos referimos a la dinámica ascendente de las movilizaciones promovidas por los Comités locales de coordinación, la actividad de los Consejos, antes de que la guerra la golpeara y luego las derrotara. La revolución de la gente común que reivindicaba libertad, justicia y dignidad, y lanzaba su mensaje de pacificación como objetivo y como método de lucha revolucionaria.
Una revolución que sacudía las tradiciones, que planteaba la unidad, libertad y solidaridad entre personas de diferente procedencia geográfica, étnica y religiosa: personas de confesión musulmana (sunnitas, chiitas, alauitas…); drusos; cristianos; de etnia árabe, kurda, asiria, armenia…, de origen sirio o palestino…; sabiendo además que estas mismas pertenencias étnico-religiosas se combinan entre ellas.


Una revolución en la que fueron fundamentales las mujeres, protagonistas junto con las generaciones más jóvenes del inicio de la revolución.
Una revolución que finalmente ha sido derrotada por la guerra, el terror, la complicidad y la indiferencia internacional. Una revolución que sin embargo no ha sido vencida ni cancelada en la conciencia de muchas personas que la han protagonizado y acompañado.


Qué nos proponemos
Queremos profundizar, extender y organizar mejor nuestro compromiso. Mientras denunciamos la condición de los pueblos de Siria bajo Asad y pedimos justicia ante sus crímenes; mientras pedimos libertad para los presos en las cárceles del régimen; mientras luchamos por la solidaridad hacia todas las personas obligadas al exilio; mientras hacemos todo esto, no queremos olvidar las razones positivas y los extraordinarios ejemplos de libertad que estuvieron en la base de la revolución siria. No queremos que la guerra, la tragedia de la represión y del exilio oculte o mistifique el patrimonio humano e ideal de las revoluciones de la gente común de 2011. Nos proponemos defender y dar a conocer estas experiencias. Nos proponemos hacer de esas vivencias una cultura y por tanto una fuente capaz de inspirar elecciones de compromiso para la liberación humana de cara al futuro.


Qué son los Grupos de estudio, memoria y solidaridad
Son agregaciones que se proponen dar vida a una actividad de reflexión, debate y promoción de iniciativas públicas.


Nos proponemos conocer los acontecimientos revolucionarios de Siria, Oriente Próximo y Magreb, tanto en sus específicos desarrollos como en comparación con otras experiencias históricas e intentos de liberación humana y social. De este estudio intentaremos reconocer las lecciones más generales que podemos extraer para imaginar la plena afirmación de la humanidad contra todas las formas de opresión a las que se enfrenta.


Nos comprometemos a dar a conocer las fuentes y los testimonios de estas revoluciones con una actividad de difusión y contra información que pueda permitir a quienes no las hayan conocido formarse una idea y, si lo eligen, puedan reconocerse en sus ejemplos y empezar a razonar sobre la realidad existente y sus posibles perspectivas futuras.


La solidaridad supone distintos planos. Nos proponemos una actividad de orientación e iniciativa en tres aspectos principales: de cara a la realidad siria, de cara a la realidad de la región y de cara a la solidaridad antirracista.
La solidaridad con los pueblos de Siria. Hoy esto significa romper el velo de silencio sobre la realidad de guerra, represión e injusticia que padecen bajo el régimen de Asad y de sus aliados. Sostener las iniciativas de los compañeros y familiares de las personas detenidas o desaparecidas. Dar a conocer las peticiones de verdad y justicia hacia los crímenes cometidos por el régimen y los procesos instruidos contra los culpables. No aceptamos ni nos resignamos a la “paz” del régimen de Asad. No existe ninguna posibilidad de paz y de libertad bajo el régimen de Asad. De cara al futuro, creemos que cualquier solución mínimamente aceptable ante el drama actual tendrá que pasar por el respeto de las exigencias de libertad, justicia y dignidad que se lanzaron en 2011 y por el reconocimiento y el castigo de los crímenes del régimen asesino.


La solidaridad con los pueblos de la región. Creemos que las experiencias de PlazaTahrir de El Cairo y de la revolución siria de 2011 han supuesto un cambio sustancial a la hora de pensar los movimientos de liberación también para los otros pueblos de la región. Han proporcionado una extraordinaria prueba de auto organización, de unidad y de solidaridad. Un ejemplo para el futuro y una evidente alternativa con respecto a las fuerzas y partidos tradicionales, tanto laicos como religiosos, a su lógica políticomilitar, a su práctica autoritaria burocrática y a menudo corrupta, en todo caso separada y contraria a la libre iniciativa de las poblaciones. Esta herencia de las revoluciones de 2011 nos acompañará en la solidaridad con las esperanzas de libertad de todos los pueblos árabes y medio orientales contra los regímenes opresores de la región. En este contexto, merece una mención especial la condición dramática del pueblo palestino bajo la opresión del estado sionista de Israel. Un drama complicado más aún debido a la insensibilidad o a la contrariedad con la que la mayoría de la gente de Palestina, y aun más sus organizaciones políticas, ha vivido las revoluciones de 2011.


Solidaridad con la libertad, la justicia y la dignidad de las poblaciones y de las comunidades y, por lo tanto, la más firme denuncia de la lógica y la práctica de todas las formaciones terroristas. En particular contra el Estado Islámico de Iraq y Levante (ISIS), un monstruo reaccionario, cuyo totalitarismo de corte neonazi ha contribuido, entre otras cosas, a ahogar la revolución siria mientras su práctica mortífera se extendíaa nivel internacional.


Solidaridad con todas las personas refugiadas e inmigrantes en búsqueda de una vida mejor, tanto las que huyen de territorios en guerra y que sufren la represión, como los que abandonan sus países de origen para mejorar sus condiciones de existencia. Reivindicamos el derecho de la humanidad, sin exclusiones, a moverse libremente.


Reclamamos el derecho para todas las personas a una acogida digna y sin condiciones en los territorios a los que llegan y a vivir con plenos derechos en los territorios donde eligen residir. Esto significa por tanto nuestra oposición al racismo, la xenofobia, la islamofobia y el antisemitismo que están creciendo en el continente europeo.


A quién nos dirigimos
A las personas sensibles con las esperanzas y el sufrimiento de los pueblos de Siria y de la región, que quieren encontrar en los Grupos un ámbito para el encuentro y la reflexión.

A las personas que, dentro y fuera de Siria, quieren mantener viva la memoria de la lucha por la libertad, la justicia y la dignidad.
A los activistas, colectivos y personalidades que, en la península y a nivel internacional comparten las motivaciones y los objetivos de nuestro compromiso

A las personas y los grupos que, aun sobre posiciones distintas, estén interesados en tener un contacto o una coordinación sobre algunos aspectos comunes de la solidaridad con los pueblos de Siria y Oriente Próximo.


Cómo nos queremos constituir
Los grupos tienen unas reuniones periódicas a nivel de la península para definir los planes generales de su actividad y su equipo de coordinación.
Los grupos tienen sus reuniones ordinarias a nivel local, donde se desarrollan sus actividades de reflexión y debate y se definen las iniciativas de difusión sobre la memoria de la revolución y su actualidad, así como las iniciativas públicas de denuncia y solidaridad que van a promover o en las que van a participar.
Todas las actividades y los instrumentos de los Grupos de estudio, memoria y solidaridad son autofinanciadas.